miércoles, 24 de noviembre de 2010

Evolución de los primates y homínidos fósiles al Homo sapiens

Homo sapiens.
- Primates fósiles.
- Homínidos fósiles.
- Origen del
Homo sapiens.


Se sabe que los Primates derivaron evolutivamente de un pequeño mamífero arborícola, parecido a una ardilla. Un buen ejemplo al respecto debió ser el  Plesiadapis. , que vivió hace unos 60 m.a. El pequeño Plesiadapis fue derivando hacia variedades y razas cada vez más grandes y pesadas de su especie, y hacia nuevas especies arborícolas de mayor tamaño físico.
El Plesiadapis conseguía moverse corriendo por entre las ramas de los árboles, igual que cuando corría por el suelo, porque las ramas eran superficie suficiente de sustentación. Pero las especies arborícolas de mayor tamaño que derivaron de él, empezaban a tener problemas, por el mayor tamaño de su cuerpo, para moverse por las ramas, que se les empezaban a quedar pequeñas. Por esto tuvieron que transformar su anatomía para acostumbrar a desplazarse de otra manera entre ellas. Como ya no podían correr mediante extremidades de apoyo, como los cuadrúpedos terrestres y su antiguo antecesor el pequeño mamífero arborícola, sobre las que ya les resultaban pequeñas ramas, tuvieron que evolucionar hacia un sistema de extremidades prensiles, que les permitirían abrazarse y colgarse.


Homínidos fósiles.
Fósil temprano de los catarrinos que precedió la divergencia entre homínidos y monos. Se le conoce una sola especie, Aegyptopithecus zeuxis y vivió hace 35 a 33 millones de años atrás en las primeras partes del Oligoceno. Los fósiles de Aegyptopithecus se han encontrado en Egipto. Aegyptopithecus es un enlace crucial entre los fósiles del Eoceno y los homínidos del Mioceno.
Aegyptopithecus zeuxis era una especie con fórmula dental 2:1:2:3 tanto en la mandíbula superior como en la inferior, con los molares inferiores en incremento posteriormente. Los molares muestran la adaptación llamada de compartimentalización. Los caninos eran sexualmente dimórficos. En los huesos de los pies, esta especie tenía hallux (dedo gordo del pie). Pesaba unos 6,7 kg.
Compartía características con los haplorinos (primates de nariz seca, entre los que se incluye el hombre) como la mandíbula fusionada, sínfisis frontal, clausura postorbital, y tori superior e inferior transversal.
Aegyptopithecus zeuxis era un cuadrúpedo arbóreo, como sugiere el primer metatarsal y la morfología del talón. Debido a a la morfología dental, era frugívoro , donde las hojas eran importante parte de su dieta.
Su cerebro es mucho más pequeño de lo que se pensaba, entre 20,5 y 21,8 centímetros cúbicos.
La especie presenta un gran dimorfismo en la especie, los machos doblan en tamaño a las hembras. Los primates diurnos modernos con grandes diferencias entre géneros forman manadas de multimachos y multihembras de unos 15 individuos. Luego el Aegyptopithecus debía tener un grupo social amplio que rechazaba a los no miembros.
Otra peculiaridad es que su corteza visual era de gran tamaño, lo que implica que tenían una visión muy aguda, algo muy característico de los antropoides. Por su órbita ocular se sabe también que era un animal diurno.

El hombre moderno
Aunque la aparición evolutiva de los pueblos biológicamente modernos no modificó de forma sustancial el esquema básico de adaptación que había caracterizado las primeras fases de la historia humana, sí se produjeron algunas innovaciones. Además del nacimiento del gran arte paleolítico en los territorios de Francia y España, creado por los hombres de las cavernas, algunos antropólogos defienden que fue en los últimos 100.000 años cuando se creó el lenguaje humano, desarrollo que habría de tener profundas implicaciones en todas las facetas de la actividad humana. Hace unos 10.000 años se produjo uno de los acontecimientos más importantes de la historia de la humanidad: la agricultura.
La comprensión actual de la evolución humana está basada en los estudios de los fósiles descubiertos, pero el panorama dista mucho de estar completo. Sólo los futuros descubrimientos permitirán a los científicos cubrir las grandes lagunas en la concepción actual de esta evolución. Mediante el uso de complejos dispositivos tecnológicos, así como del mayor conocimiento de los modelos de los depósitos geológicos, los antropólogos están en condiciones de señalar los lugares más propicios para la búsqueda selectiva de nuevos fósiles. Además, los estudios genéticos, incluyendo la posible extracción de ADN de los fósiles, será crucial para reconstruir los orígenes del hombre moderno. En los años venideros esto producirá un gran avance para comprender la prehistoria de la humanidad.


Evolución de los primates y
homínidos fósiles al

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada